lunes, 18 de marzo de 2019

El naturismo libertario en la Península Ibérica (1890-1939)

El pensamiento naturista en su conjunto o naturismo es una reacción ante el industrialismo inmoral -hoy, desarrollismo- que degrada la especie humana y destruye el planeta. Esta inmoralidad o falso progreso no se tiene de confundir con el verdadero pues, para el naturismo, tan natural es una lechuga como la electricidad, la cuestión radica en los usos poco adecuados de esta última o en su procedencia, por ejemplo, de fuentes nucleares.
El naturismo contemporáneo da sus primeras voces en las últimas décadas del siglo XIX. Voces eminentemente terapéuticas y conservadoras a través del Almanaque Kneipp (1894-1898) o de la Farmacia Kneipp, fundada el año 1897 por Jaime Santiveri (1868-1938) y origen de la Casa de Productos de Régimen Santiveri. O voces más revolucionarias desde el naciente movimiento anarquista.
Se considera la primera asociación la Sociedad Vegetariana Española, fundada en Madrid en 1903, seguida de la Lliga Vegetariana de Catalunya, cinco años después. Con ellas también aparecen los primeros solariums y las primeras pensiones y restaurantes vegetarianos.
Esta inicial muestra asociativa nace desde arriba hacia abajo, pero en la segunda década del siglo, tendrá un cariz mucho más popular. La revista Helios (1916-1939) publica en 1925 una guía de ámbito estatal y muy exhaustiva del que es -entonces- el movimiento naturista en datos:
  • Sociedades 17
  • Grupos 38
  • Prensa 12
  • Consultorios médicos 28
  • Masajistas, comadronas 4
  • Pensiones, restaurantes 14
  • Bibliotecas públicas naturistas 6
  • Establecimientos de venta de pan integral 52
  • Establecimientos de productos de régimen 35
Los años veinte y treinta son el período clásico del movimiento naturista, al cuajar en toda su complejidad y ser, a su vez, un movimiento de referencia social de todo lo que tenga que ver con preservar la naturaleza y volver a la vida natural. Especialmente durante estos años el naturismo está presente en toda la Península y, sin desdeñar cifras como las expuestas, en un movimiento con la regeneración del individuo como base, el sector orgánico solo representa una pequeña parte. [...]

Josep María Roselló